Coliflor crujiente con especias
Cómo hacer rápidamente una receta con coliflor super sabrosa, ideal para picar o como acompañamiento
Raciones Tiempo de preparación
4personas 15minutos
Raciones Tiempo de preparación
4personas 15minutos
Ingredientes
  • 500g colifloraprox. media coliflor mediana
  • 2cucharadas aceite de oliva
Especias y condimentos
  • 1/4cucharadita cominossemilla entera
  • 1/4cucharadita tomillo
  • 1/4cucharadita ajo en polvo
  • 1/4cucharadita cebolla en polvo
  • 1/4cucharadita salal gusto
  • 1/8cucharadita pimienta negra molidaal gusto
  • 1cucharada humo líquidoopcional
Instrucciones
  1. Lava la coliflor y sepárala en floretes medianos-pequeños. Escúrrela muy bien.
  2. Calienta el aceite en una sartén mediana-grande a fuego medio-alto. Pon la coliflor, espolvorea con la sal y añade los cominos. Saltéalo de vez en cuando durante 8-10 minutos.
  3. Cuando veas que la coliflor está doradita añade el resto de especias y saltéalo para mezclarlo. Si tienes humo líquido añade una cucharada y saltéalo de nuevo. Retira la coliflor cuando la mayoría de los floretes estén doraditos y tengan muy buen aroma. Pruébalo y rectifica de sal si fuese necesario. La coliflor tiene que quedar entera, crujiente, dorada y muy aromática. Si no se ha empezado a dorar pasados 5 minutos, sube un poquito más el fuego.
  4. Sírvelo como aperitivo, para picar, como tapa, como guarnición…
Notas de la receta
  • Puedes servirlo con salsas veganas como la veganesa o mayonesa vegetal (en el libro mira la receta de Ensalada de patata con veganesa de aguacate y lima), salsa de tomate (ver Salsa de tomate Casera), salsa agridulce (ver Tofu Agridulce), salsa barbacoa (ver Brochetas de Tempeh con barbacoa de tomate), ketchup, mostaza u otras salsas que tengas en casa.

¿Qué más puedo hacer con esta receta?

  1. Varíala a tu gusto: puedes añadir otras especias como jengibre molido, pimentón, orégano, perejil, albahaca, romero, curry… solo procura que no se quemen, si son partículas pequeñas haz como en la receta, déjalas para mitad de la cocción.
  2. Guárdalo para montarte tus comidas de la semana o el tupper: si guardas la coliflor (o parte) ya hecha, tendrás una parte de tu comida diaria ya preparada. Guárdalo en un tupper en la nevera y cuando te hagas la comida echa un puñadito de esta coliflor. Si guardas más cosas te resultará más rápido y cómodo aún.
  3. Sírvelo como aperitivo o snack: se tarda muy poquito en hacer y queda buenísimo, no es la típica coliflor cocida precisamente 😉 Por su textura crujiente podemos ponerla como snack junto a más opciones como patés vegetales y frutos secos.
  4. Utilízalo como guarnición si no sabes qué ponerle por ejemplo a tus milanesas de avena. Un poco de ensalada, unas legumbres que tuvieses ya preparadas y un puñado de coliflor tostada.
  5. Úsalo para crear otros platos: por ejemplo puedes añadirla a cualquier guiso, curry, plato de arroz o de pasta.
  6. Utiliza la misma receta pero con otras verduras: cambia la coliflor por brócoli, romanesco, zanahoria, champiñones, setas, pimientos, etc.

¿Sabías que…?

Lo que hace que la coliflor huela mal al hervirla son los compuestos organosulfurados que contiene. Estos compuestos se activan cuando la troceamos y la hervimos, por acción de una enzima que se llama mirosina. Los compuestos, con el agua y el calor, se van descomponiendo en otros que tienen olores desagradables, como el ácido sulfhídrico, que huele a huevos podridos.

Para evitar estos olores hay que procurar cortar la coliflor lo menos posible y no cocerla en agua. Eso es lo que hacemos en esta receta: separamos los ramilletes, cortamos solo los grandes y en lugar de hervirla la hacemos a la plancha. Ya verás cómo se nota el cambio, huele tremendamente bien y sabe incluso mejor 😉

Si quieres saber más sobre cómo cocinar coliflor, mira este tutorial: Cocinar con coliflor.